Traducciones poéticas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De CATULO

LLORAD LAS VENUS, LOS CUPIDOS, TODO…

LLORAD las Venus, los Cupidos, todo
cuanto hermoso se halla entre los hombres.
El gorrión de mi amada se murió;
el gorrión, la delicia de mi amada,
al cual más que a sus ojos ella quiso,
puesto que era de miel y conocía
a su dueña tan bien como una niña
a su madre conoce, y no escapaba
ni tan sólo un momento de su seno,
sino que, saltarín, aquí, allá,
únicamente piaba para ella.
Ahora va por ruta tenebrosa
al lugar del cual, dicen, nadie vuelve.
Malditas seáis, pues, tinieblas pérfidas
del Orco, que os tragáis toda hermosura,
y pájaro tan bello me quitásteis.
¡Oh adversidad! ¡Oh pobrecito pájaro!
Por ti los dulces ojos de mi amada
están enrojecidos de llorar.

LUGETE, O VENERES CUPIDINESQUE…

LUGETE, o Veneres Cupidinesque
et quantum est hominun venustiorum.
Passer mortuus est meae puellae,
passer, deliciae meae puellae,
quem plus illa oculis suis amabat;
nam mellitus erat suamque norat
ipsam tam bene quam puella matrem,
nec sese a gremio illius movebat,
sed circumsiliens modo huc modo illuc
ad solam dominam usque pipiabat.
Qui nunc it per iter tenebricosum
illuc unde negant redire quemquam.
At vobis male sit, malae tenebrae
Orci, quae omnia bella devoratis;
tam bellum mihi passerem abstulistis.
O factum male! o miselle passer!
tua uunc opera meae puellae
flendo turgiduli rubent ocelli.


De HORACIO

ODA X

LICINIO, vivirás más razonablemente
si no navegas siempre por los mares profundos,
y si con cauto miedo a las tormentas,
no te aproximas tanto a la orilla escabrosa.
Aquel que ha preferido áurea moderación
se halla libre y a salvo
de miserables techos arruinados,
la mesura le aparta del palacio envidiado.
Con más frecuencia el viento
agita el pino enorme,
las torres elevadas se desploman
con mayor pesadez y el rayo hiere
la cumbre de los montes. El pecho preparado
conserva la esperanza en la contrariedad,
y en la prosperidad teme la mala suerte.
Júpiter nos envía los inviernos horribles,
Y él mismo los aleja.
Si las cosas van mal en este tiempo,
no será siempre así. Alguna vez Apolo
despierta con la cítara a la Musa callada,
y no está siempre con el arco tenso.
En las dificultades sé fuerte y valeroso,
pero ten la prudencia de recoger las velas
cuando las hinche un viento demasiado propicio.

ODA X

Auream quisquis mediocritatem
diligit, tutes caret obsoleti
sordibus tecti, caret inuidenda
sobrius aula.

Saepius uentis agitatur ingens
pinus et celsae grauiore casu
decidunt turres feriuntque summos
fulgura montis.

Sperat infestis, metuit secundis
alteram sortem bene praeparatum
pectus. Informis hiemes reducit
Iupiter, idem

summouet. Non, si male nunc, et olim
sic erit: quondum cithara tacentem
suscitat Musam neque semper arcum
tendit Apollo.

Rebus aungustis animosus atque
fortis appare; sapienter idem
contrahes uento nimium secundo
turgida uela.
Auream quisquis mediocritatem
diligit, tutes caret obsoleti
sordibus tecti, caret inuidenda
sobrius aula.

Saepius uentis agitatur ingens
pinus et celsae grauiore casu
decidunt turres feriuntque summos
fulgura montis.

Sperat infestis, metuit secundis
alteram sortem bene praeparatum
pectus. Informis hiemes reducit
Iupiter, idem

summouet. Non, si male nunc, et olim
sic erit: quondum cithara tacentem
suscitat Musam neque semper arcum
tendit Apollo.

Rebus aungustis animosus atque
fortis appare; sapienter idem
contrahes uento nimium secundo
turgida uela.


De SALVADOR ESPRIU

ENSAYO DE CÁNTICO EN EL TEMPLO

¡OH, qué cansado estoy de mi cobarde,
vieja, tan salvaje tierra,
cómo me gustaría alejarme
hacia el norte,
en donde dicen que la gente es limpia
y noble, culta, rica, libre,
desvelada y feliz!
Entonces, en la congregación, los hermanos dirían
desaprobando: «Como el pájaro que deja el nido,
así el hombre que deja su paraje»,
mientras que, ya muy lejos, me reiría
de la ley y de la sabiduría antigua
del árido pueblo mío.
Pero no he de seguir nunca mi sueño
y aquí me quedaré hasta la muerte.
Pues soy también muy cobarde y salvaje
y, además, quiero
con un desesperado dolor
esta mi pobre,
sucia, trista, desgraciada patria.

ASSAIG DE CÀNTIC EN EL TEMPLE

OH, que cansat estic de la meva
covarda, vella, tan salvatge terra,
i com m’agradaria d’allunyar-me’n,
nord enllà,
on diuen que la gent és neta
i noble, culta, rica, lliure,
desvetllada i feliç!
Aleshores, a la congregació, els germans dirien
desaprovant: «Com l’ocell que deixa el niu,
així l’home que se’n va del seu indret»,
mentre jo, ja ben lluny, em riuria
de la llei i de l’antiga saviesa
d’aquest meu àrid poble.
Però no he de seguir mai el meu somni
i em quedaré aquí fins a la mort.
Car sóc també molt covard i salvatge
i estimo a més amb un
desesperat dolor
aquesta meva pobra,
bruta, trista, dissortada pàtria.


De J. V. FOIX

SOLO, Y DOLIENTE...

SOLO, y doliente, y con túnica vieja,
a menudo me veo en negras soledades,
en prados ignorados y montes de pizarra
y profundos abismos que, astutos, me detienen.

Y digo: ¿Dónde estoy? ¿Por qué tierras de antaño
—y por cuál cielo muerto— o praderíos mudos,
alocado te pierdes? ¿Hacia qué maravilla
de astro ignorado voy con mis pasos vencidos?

Solo, yo soy eterno. Ante mí, los paisajes
de mil años atrás. No me parece extraño
lo extraño: pues en ello me siento haber nacido.

Y en desierto sin agua o en un pico de nieve,
vuelvo a hallar el paraje que ya conozco. Y la trampa
de Dios para ganarme. O el engaño del diablo.

SOL, I DE DOL...

Sol, i de dol, i amb vetusta gonella,
em veig sovint per fosques solituds,
en prats ignots i munts de llicorella
i gorgs pregons que m’aturen, astuts.

I dic: On só? ¿Per quina terra vella,
—per quin cel mort—, o pasturatges muts,
deleges foll? ¿Vers quina meravella
d’astre ignorat m’adreç passos retuts?

Sol, sóc etern. M’és present el paisatge
de fa mil anys, l’estrany no m’és estrany:
jo m’hi sent nat; i en desert sense estany

o en tuc de neu, jo retrob el paratge
on ja vaguí, i, de Déu, el parany
per heure’m tot. O del diable engany.


De CHARLES BAUDELAIRE

LA MUERTE DE LOS AMANTES

TENDREMOS un lecho de suaves perfumes,
divanes profundos lo mismo que tumbas,
y flores extrañas en los anaqueles,
que se nos abrieron a más bellos cielos.

Gastando del todo sus calores últimos,
nuestros corazones son grandes antorchas
que reflejarán dobles resplandores
en nuestros espíritus, espejos gemelos.

Una tarde rosa y de azules místicos,
tú y yo cambiaremos un único rayo,
cual largo sollozo, cargados de adioses;

y más tarde un Ángel casi abriendo puertas
reanimará, fiel, con alegría,
los espejos turbios y las llamas muertas.

LA MORT DES AMANTS

NOUS aurons des lits pleins d’odeurs légères,
des divans profonds comme des tombeaux,
et d’étranges fleurs sur des étagères,
écloses pour nous sous des cieux plus beaux.

Usant à l’envi leurs chaleurs dernières,
nos deux coeurs seront deux vastes flambeaux,
qui réfléchiront leurs doubles lumières
dans nos deux esprits, ces miroirs jumeaux.

Un soir fait de rose et de bleu mystique,
nous échangerons un éclair unique,
comme un long sanglot, tout chargé d’adieux;

et plus tard un Ange, entr’ouvrant les portes,
viendra ranimer, fidèle et joyeux,
les miroirs ternis et les flammes mortes.


De PETRARCA

LA GULA, EL SUEÑO Y LAS OCIOSAS PLUMAS...

LA gula, el sueño y las ociosas plumas
Han desterrado la virtud del mundo,
por lo cual casi se halla fuera de su camino
nuestra naturaleza vencida por los hábitos:

y la celeste luz benigna, la que informa
toda la vida humana, está tan apagada
que se tiene por cosa de admirar
que alguien haga que un río mane del Helicón.

¿Dónde el ansia de lauros y de mirtos?
—Pobre y desnuda vas, filosofía—
dice la turba atenta al logro vil.

A pocos hallarás por la otra senda,
por lo cual más te ruego, noble espíritu,
que no dejes tu empresa generosa.

LA GOLA E ’L SONNO E L’OZIOSE PIUME…

LA gola e ‘l sonno e l’oziose piume
hanno del mondo ogni vertù sbandita,
ond’è dal corso suo quasi smarrita
nostra natura, vinta del costume:

et è si spento ogni benigno lume
del ciel, per cui s’informa umana vita,
che per cosa mirabile s’addita
chi vol far d’Elicona nascer Fiume.

Qual vaghezza di lauro? Qual di mirto?
—Povera e nuda vai, filosofia—,
dice la turba al vil guadagno intesa.

Pochi compagni avrai per l’altra via:
tanto ti prego più gentile spirto
non lassar la magnanima tua impresa.

[/div]


De ANTÓNIO FERREIRA

MI ALMA SE EQUIVOCA CUANDO TANTO OS CONTEMPLA...

Mi alma se equivoca cuando tanto os contempla,
y estos mis ojos tristes lo mismo cuando os miran,
yerra mi gran amor al no querer creer
que existan otras cosas que causen mayor miedo,

se equivoca mi espíritu al elevar su canto
a vos, y al escribir tan sólo en vuestro nombre,
se equivoca mi vida al vivir de este modo,
padeciendo sin penas y llorando por vos.

Va errada mi esperanza al seguir engañándose
ya con tanta frecuencia y así tan engañada
volver a los engaños que le son conocidos.

Mi buen deseo yerra al esperar que un día
habrán de ser creídos los males que me aquejan,
sólo a vos culparán de todos mis errores.

VALLES, SERRAS, E MONTES, BOSQUES, PRADOS…

VALLES, serras, e montes, bosques, prados,
arvores, hervas, sombras, folhas, flores,
aves, agoas, e Nimphas, e Pastores,
que do meu claro Sol sois illustrados,

em meus versos seréis sempre cantados.
sempre das Musas, sempre dos amores
ouvireis o som doce nos louvores
d’aquella, quevenceo estrellas, e fados.

Eu digo aquella ao Mundo dos Ceos dada,
exemplo de sanctissimos costumes.
rara em saber, e rara em fermosura.

que com a luz dos seus dous claros lumes
minh’alma me illustrou, dantes escura,
dina de em toda lingua ser cantada.


De HENRY TREECE

MUERTE DEL PILOTO DE CAZA

CONSAGRADO a la muerte desde niño,
una sombra trazaba en su mirada
este lento caer por el cielo estival
con el paracaídas sin abrir,
ni temor en la suave faz joven,
ningún desesperado forcejeo
con el aire al mostrársele la muerte.
Sólo las quietas manos sobre el pecho
como diciendo que era el modo más sensato
de abandonar un mundo en demasía duro
para que lo entendiera el corazón de un chico.
Entorno a él, los pájaros miraron
su incierta contorsión. Mientras caía,
la brisa le agitaba el lustroso cabello.
La tierra, levantándose, le recogió en la mano.

DEATH OF A FIGHTER PILOT

DEVOTED to death, even as a child,
the shadow in his eyes showed as the mark
for that slow tumble down the summer sky
with chute close-furled, no terror in the mild,
young face, no frantic grappling of the air
as doom unfolded. Only the still hands fanned
over the quiet breast, as though to say
this was the wisest way out of a world
too hard for one boy’s heart to understand.
The birds about him watched his lurching arc
and as he fell the breeze moved his bright hair.
Then earth reached up and took him in her hand.


De RAINER MARIA RILKE

DÍA DE OTOÑO

SEÑOR: Es hora ya. Muy largo fue el verano.
Cubran tus sombras el reloj de sol,
y por los llanos deja libre el viento.

Ordena la sazón al fruto último,
dale aún dos días del sur cálido,
haz que alcance su plenitud, y apremia
el último dulzor del vino fuerte.

No tendrá casa quien ya no la tiene,
el que está solo mucho lo estará,
velará, leerá, escribirá
largas cartas, y por las avenidas
inquieto vagará, de un lado a otro,
mientras las hojas vayan arrastrándose.

ERNSTE STUNDE

WER jetzt weint irgendwo in der Welt
ohne Grund weint in der Welt,
wint ueber mich.

Wer jetzt lacht irgendwo in der Nacht
ohne Grund lacht in der Nacht,
lacht mich aus.

Wer jetzt geht irgendwo in der Welt
ohne Grund geht in der Welt,
geht zu mir.

Wer jetzt stirbt irgendwo in der Welt
ohne Grund stirbt in der Welt,
sieht mich an.